Reiki y Psicoterapia

SISTEMA REIKI USUI UNIVERSAL DE CURACIÓN POR ENERGÍA

Reiki es un sistema de desarrollo interior que permite alcanzar un estado de equilibrio interno que mejora nuestra calidad de vida, al alinearnos con la esencia energética de nuestra naturaleza, pasando a movernos desde la energía del Miedo concentrada en los chackras inferiores a la energía del Amor, a la que se accede desde la alineación con nuestros centros superiores de conciencia, empezando así un camino de equilibrio, salud, bienestar y amor hacia nosotros mismos, que redunda en una nueva percepción del mundo que nos rodea, tanto a nivel interno como externo.

Actualmente, Reiki es una rama de la medicina energética, que se menciona ya en los escritos Sánscritos, que tienen 2500 años de antigüedad, siendo en el siglo XIX, cuando el Maestro Mikao Usui, redescubrió el método.

El origen de la palabra Reiki en japonés  significa “Energía Vital Universal”. Todo el universo es una fuente de energía infinita e inagotable. Esta fuerza universal, original y creadora, es también la que nos mantiene vivos.

En el sistema Usui de Reiki, dicha energía sanadora se transmite mediante la imposición espontánea de las manos, al propio cuerpo o a otro organismo.

Se utiliza el cuerpo del individuo como un “canal” que recibe y emite esa energía, siendo el terapeuta quién la transmite luego hacia otro ser o hacía sí mismo. Quien canaliza Reiki despierta sus propias fuerzas de sanación, ya que son las personas las que en realidad  se sanan a sí mismas. Por esta razón, tanto el dador como el receptor de Reiki, experimentan durante el tratamiento una “autocuración”.

Quien ha recibido los alineamientos como terapeuta Reiki tiene abiertos los canales de la energía y despejadas las obstrucciones por efecto de dicho alineamiento. Por lo tanto, no sólo aumenta su captación de esta Energía Vital, mejorando su propio estado, sino que además participa de la fuente de esa energía universal. Reiki apoya otros tratamientos médicos, como por ejemplo terapias manuales, fisioterapia, osteopatía, reflexoterapia, digitopuntura, y otras terapias cómo la psicología.

Reiki no solamente equilibra el cuerpo, sino que actúa en los niveles mental, emocional y espiritual. Fortalece el cuerpo y la mente, libera bloqueos, purifica toxinas, equilibra los centros energéticos, restablece la armonía y fluye en cantidad ilimitada.

Se aconseja Reiki para sanar los síntomas de ansiedad y estrés y solucionar satisfactoriamente los estados generados por ello y acompañar procesos de resolución de bloqueos psicofísicos y biodecodificación del inconsciente. Como terapia complementaria para re-alinear y equilibrar los cuerpos físico, mental, emocional y espiritual.

Reiki logra que la persona que lo recibe pueda alcanzar  estados emocionales de paz, armonía y alegría interior, siendo recomendable en cualquier momento y a cualquier edad.

Gracias a Reiki puedes beneficiarte en los planos físico, emocional y mental, y experimentar crecimiento y transformación espiritual, ya que equilibra tu energía y te ayuda a ser más receptivo energéticamente, activando tus propios mecanismos naturales de regulación que desencadenan el proceso de autosanación y toma de consciencia de los procesos ulteriores implicados en la sanación, lo que yo llamo, RECORDAR (Re-Cordis “Pasar por el Corazón”).

Generalmente durante las primeras sesiones la persona que recibe Reiki siente sensación de tranquilidad, tiene pensamientos más positivos, se siente menos pesado: se siente mejor, y no sabe bien por qué. Si las aplicaciones son continuas comienza a observar cómo las enfermedades relacionadas directamente con la psiquis (como estrés, depresión, angustia, temores) van desapareciendo, o la afectan con menos crudeza.

Con el tiempo, se observará también una mejoría física en todos los niveles, acompañada de equilibrio mental y emocional.

Al margen de la sanación, también puede ser utilizado para ayudarnos en nuestra vida cotidiana, ya sea a conseguir un objetivo o como ayuda para superar algunas dificultades.

En definitiva, Reiki es una bendición, un regalo inconmensurable, una herramienta maravillosa: Reiki es Amor incondicional en Acción, energía de alta vibración actuando y circulando libremente hacía el receptor para que opere en las capas más profundas de su ser. Cuando empieces a recibir terapia empezarás a SENTIR cómo se manifiesta ésta ENERGÍA SANADORA EN TÍ.

“Éste es un método en el que se busca la unificación del espíritu con el cuerpo y también conseguir el bienestar que es inherente a todo ser humano”

0

“Riki serena la mente y equilibra la energía. La psicoterapia Transpersonal añade la herramienta necesaria para conocernos a nosotros mismos, autorregulando nuestra capacidad de afrontarnos de modo Consciente a nivel físico, mental, emocional y espiritual”

La practica de una sesión de Reiki, seguida de una de Psicoterapia potencia el efecto terapéutico de ambas disciplinas. El Reiki, como el resto de las terapias de origen oriental contempla a la persona desde el punto de vista energético; el Ser Humano existe en diferentes niveles: físico, emocional, mental y espiritual y el Reiki, la energía de vida (Prana, Mana, Chi, el Ki, energía Orgone, el plasma bioenergético, aliento divino, pulso cósmico, el Fuego Esencial…), funciona en todos ellos.

Sus beneficios pueden sintetizarse en dos puntos clave: relaja y equilibra energéticamente, favoreciendo la tranquilidad y la claridad mental necesarias para obtener el éxito psicoterapéutico, o lo que es lo mismo que el paciente pueda entender los avances conseguidos y sea capaz de consolidarlos.

En una sesión de Reiki, el terapeuta se relaja, armoniza su energía (Ki) con la energía del Universo (Rei) y a través de una suave imposición de manos consigue que el paciente sintonice con esta última y equilibre así su propia energía, a nivel no sólo físico, sino también emocional, mental, y espiritual, logrando que el paciente se sienta más relajado tras una sesión.

Los diferentes niveles del Ser Humano de los que hablábamos antes están interrelacionados entre sí por unos
centros de energía llamados chacras. Los traumas y las disfunciones tanto físicas como psicológicas se reflejan en ellos. Cuando recibimos un fuerte impacto emocional el aura se desajusta, se separa literalmente del cuerpo y hace que nos sintamos fuera de lugar, “desequilibrados”.

El reajuste energético que se lleva a cabo en una sesión de Reiki consigue devolver el aura a su eje y entonces volvemos a sentir que tenemos un lugar en el mundo. Todas las emociones se procesan en el aura: un exceso, un defecto o un bloqueo en el flujo de energía repercute en como nos sentimos.

 

6Si el 7º chacra, situado en lo alto de la cabeza, si está hiperactivo tenemos menos capacidad de concentración, por el contrario si esta bloqueado nos sentimos deprimidos, separados del resto del Universo.

Cuando estamos preocupados por algo y no hacemos más que dar vueltas a la cabeza, una nube oscura bloquea nuestro 6º chacra, situado en el entrecejo.

En el 5º chacra, situado en la garganta, se quedan literalmente atascadas las emociones no manifestadas, las palabras no dichas.

El 4º chacra, ubicado en el corazón, refleja nuestros sentimientos más profundos: Amor, Alegría, Comprensión . . . es también una puerta al mundo espiritual, cuando rompemos nuestra conexión con nuestro mundo interior no solo nos privamos de sentir esas emociones sino que nos aislamos, el mundo es ya un sitio hostil en el que no encontramos nuestro lugar, una de las mayores satisfacciones que encuentro en mi trabajo como sanador es ver como cuando, generalmente tras pocas  sesiones, la persona reestablece esa conexión espiritual y ya no ve las cosas como antes: adquiere más confianza, más tranquilidad, brilla de una forma más intensa.

El 3er chacra, en el plexo solar, refleja entre otras cosas la opinión que tenemos sobre nosotros mismos.  Si el chacra esta hiperactivo, pero no procesa la energía, nos sentimos confusos, no sabemos que pensar sobre nosotros mismos, tenemos ansiedad.

El 2º chacra, que se encuentra en el  abdomen, refleja sobre todo el poder personal: “yo soy”, “yo valgo”, cuando no fluye mucha energía a través de él nos sentimos inferiores, creemos que los demás valen más que nosotros.

Por último  el 1er chacra, al final de la columna vertebral, nos conecta con la tierra, nos da un sentimiento de ser alguien, de pertenecer a algo, de “tener raíces”. Sin embargo, cuando canaliza poca energía nos sentimos desorientados, no sabemos donde estamos ni quienes somos.

images (5)

El impacto en la persona de las alteraciones energéticas que acabamos de apuntar depende de la duración e intensidad del trauma que las causaron: una discusión con un ser querido, por ejemplo, nos descoloca el aura, si todo vuelve a su cauce, en unos días nuestro cuerpo energético recupera la normalidad, pero si la situación perdura o el impacto en nosotros ha sido demasiado grande, el desajuste de la energía se hace crónico y nuestro malestar se va agravando con el tiempo.

A través del Reiki se pueden corregir estos problemas. La persona se siente más fluida, siente que la intranquilidad, que la opresión en el pecho que tenía ha desaparecido y se atreve a replantearse cuestiones personales o de su relación con los demás, que antes no se atrevía, pues ya no existen los bloqueos energéticos que la paralizaban.

Es precisamente entonces cuando entra en acción la  Psicoterapia, analizando la relación psicológica con los cambios energéticos que se han producido durante la sesión de Reiki, para que el paciente comprenda las alteraciones que tenía y asimile los cambios que se han producido.

Porque los hábitos, los pensamientos críticos repetidos durante años se quedan grabados en nuestro cerebro hasta aceptarlos inconscientemente como verdades evidentes.

Pensamos que no valemos lo suficiente, dejamos de amarnos a nosotros mismos y creemos que no merecemos que los demás nos amen, sin habernos experimentado nunca en el Amor por nosotros mismos, la Felicidad y el Amor como Estado de Ser en nosotros. Nos escondemos de nosotros mismos y evitamos situaciones en las que, inconscientemente, sin saberlo, nuestras creencias nos limitan, tenemos miedo al rechazo buscando así la aprobación de los demás en el entorno familiar, relaciones de amigos o pareja, en el entorno laboral…Nos adaptamos a conductas inadaptadas sin ser conscientes, sin saber por ejemplo que el miedo al rechazo de los demás puede reactivar nuestro propio autorechazo, o escondemos nuestros sentimientos en conductas adictivas, o bien nos hacemos perfeccionistas, buscando siempre el respeto y la admiración de los otros.

Desde ésta concepción holística del Ser, la psicología se apoya en  otras terapias complementarias, principalmente de corte energético para poder llegar a las capas más profundas de nuestra memoria celular, dónde los traumas o bloqueos emocionales impregnan las capas más profundas y sutíles de nuestro cuerpo energético, que a su vez pueden llegar a somatizarse en forma de enfermedad en el cuerpo físico.

La sanación, consiste precisamente en trabajar conjuntamente en cada paciente, la recuperación de su capacidad de autosanación a todos los niveles, mental, emocional, físico y espiritual, reestableciendo el equilibrio a través de nuevos enfoques y formas de experimentación consciente del Sí-Mismo.

Esto se consigue a través de la combinación de las herramientas terapeúticas de la nueva medicina energética en consonancia con un enfoque psicoterapeútico precedido por el psicoanálisis y la llamada psicología humanista, que se denomina, Psicología Tranpersonal (término que alude, a aquello que está más allá de la persona).

Como podemos ver hay una relación directa entre las alteraciones emocionales y la disfunción y bloqueo del cuerpo energético humano. La unión del Reiki y la Psicoterapia nos ayuda, pues a identificar y aliviar esos comportamientos que nos hacen sufrir, originando un  profundo alivio y acortando  la duración de la terapia psicológica convencional.

310204_10201082666139500_760223651_n

Se trata de afrontar el proceso psicoterapeútico desde un enfoque holístico, humanista e integrador que contempla a la persona como un Ser completo en sí mismo, con todas sus potencialidades y recursos para convertirse como persona, en la mejor versión de sí mismo.

En este proceso, como psicóloga y terapeúta holística, se acompaña y facilita el proceso de sanación a través de la medicina energética como complemento para desencadenar en el menor tiempo posible los procesos de autosanación en la persona, activando así sus mecanismos naturales de reestablecimiento del equilibrio hasta recuperar su estado de bienestar que le permita afrontar desde parámetros sanos y saludables la vida cotidiana.

infinitos

Si el espacio es infinito estamos en cualquier punto del espacio.
Si el tiempo es infinito estamos en cualquier punto del tiempo.
Desde el infinito, podemos acceder al universo de todas la posibilidades.
Ese lugar desde dónde Re-cordar (Pasar por el Corazón) nos mueve hacia el Re-Encuentro
con la persona más importante de este espacio y este tiempo: Ese Ser que Eres Tú Mismo.

Susana López Martín, Psicóloga y Terapeúta Holística.

C/Buenavista 12, 1º B. Majadahonda-Madrid. Tlf: 916382584.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s